Cómo hacer que tu hijo se tome la medicina


Diferentes mamás comparten aquí historias personales de cómo le hacen para que sus hijos tomen la medicina que les recetó el doctor. No existe una forma ideal, lo importante es que se la tomen.

Las siguientes son historias de madres que han intentado diferentes formas de que sus hijos tomen la medicina que les recetó el doctor.

Puede ser que te identifiques con alguna de ellas...

Cuando le doy la medicina a mi hijo, le doy a mi hijo varias opciones de premio. Le digo que, si se toma su medicina, puede ir a jugar afuera, recibir un premio de calcomanías o ir a casa de su abuela por una hora. El siempre escoge ir a casa de su abuela—Sra. Catalina Ruíz de Martínez

Deja que tu hijo tome el control Tenemos dos cucharitas—una para mí y otra para mi hijo. Primero el me da la dosis de mentiras para mí y luego permite que yo le dé la de el—Sra. Rosario B. de Tellez.

Para que mi hija se toma la medicina, generalmente la coloco en un juguete (previamente lavado) que pueda chupar y dejo que mi hija lo obtenga por sí sola mientras la baño. Cuando termina le digo que puede jugar con este juguete mientras está en la bañera. Ella se divierte mucho así—Sra. Miriam C. De Valdéz.

Cuando mi hijo está muy enfermo, le digo muchas veces lo bien que la medicina lo hará sentir. Le doy varias opciones si tiene que tomar dos medicinas: ¿le pregunto cuál medicina quiere primero, la rosa o la roja? O le pregunto si la quiere en un gotero o en una tasita. De esta forma, el siente que está tomando decisiones. Lo distrae de la respuesta clásica decir, "NO". El hacerlo de una forma positiva hace que los niños se tomen la medicina más fácilmente—Alma Patricia R. De Castañeda.

Celebrando, Finalmente encontré una forma de hacer que mi hijo se tome la medicina. Lo que hago es que me emocionó mucho cuando voy por su medicina y se lo digo a mis otros hijos y esposo. "Miren, Carlitos se va a tomar su medicina". Todos aplaudimos y lo felicitamos mucho—Carla de la Fuente

Intenta otra manera

Si tu hijo o hija no se toma una medicina en particular, pregúntale a tu pediatra por una preparación alternativa como en supositorio o en una formula menos o más concentrada.